Bello Abril

Nos pasan tantas cosas en la vida, que si aparece el sol hay que dejarlo pasar... Abril, otra vez, para que no tengamos soledad. Y las violetas que coronan tu tristeza y las guirnaldas de tu inmensa soledad sos tan hermosa que jamás vas a dejar de brillar así aquí o allá... Sos parecida a los planetas que se mueven por ahí que no podés parar ya nunca de girar... Para que no tengamos soledad... para que no tengamos nunca más soledad... Fito Paez.

Mi foto
Nombre: Abril Lech
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
www.flickr.com
Abril7's photos tagged with princesa More of Abril7's photos tagged with princesa

sábado, octubre 27, 2007

De escritores

Dios acompaña a un escritor al infierno de los escritores. Allí hay hileras infinitas de escritores sentados en sus mesas que aporrean sus máquinas de escribir. Todos escriben como condenados. Sufren de lo lindo y de los dedos les chorrea sangre porque en las teclas hay cristales clavados. El escritor recién llegado se vuelve hacia Dios y le dice:

-¿Y el cielo?

Entonces, el escritor y Dios van al cielo. El panorama es el mismo. Filas infinitas de escritores que aporrean sus máquinas de escribir. También estos sufren con empeño y les sangran los dedos porque en sus teclas también hay cristales clavados. El escritor se vuelve hacia Dios y le pregunta:

-Señor, no entiendo. También estos sufren como los que están en el infierno. ¿Cuál es la diferencia?

-La diferencia -le dice Dios al escritor- es que estos publican.

Me lo mandó Moni desde Tongling, gracias!!!!)

Related Posts with Thumbnails

4 Comments:

Blogger Lena...en algun lugar del mundo said...

...y que pasan si los descubren una vez muertos? Hay posible traspaso? :)

10:56 p.m.  
Blogger Máximo Ballester said...

Mejor escribir a mano aunque el lápiz sea el tallo de una rosa.

(el cielo de los escritores aún está por escribirse y este estado constituye un verdadero infierno)

4:20 p.m.  
Blogger fgiucich said...

Buenísimo y tan real!!! Abrazos.

6:50 p.m.  
Blogger Abril Lech said...

Con la sangre de nuestras venas desparramando el teclado escribimos. Luego lo guardamos, en un rincón del alma o en el fondo de un cajón. Nuestro paraiso e infierno confundido en las letras que forman nuestras confusas palabras al decir. A veces sólo para clarificarnos. Besos a los tres. Sabemos que no es chiste.

2:04 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home