Bello Abril

Nos pasan tantas cosas en la vida, que si aparece el sol hay que dejarlo pasar... Abril, otra vez, para que no tengamos soledad. Y las violetas que coronan tu tristeza y las guirnaldas de tu inmensa soledad sos tan hermosa que jamás vas a dejar de brillar así aquí o allá... Sos parecida a los planetas que se mueven por ahí que no podés parar ya nunca de girar... Para que no tengamos soledad... para que no tengamos nunca más soledad... Fito Paez.

Mi foto
Nombre: Abril Lech
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
www.flickr.com
Abril7's photos tagged with princesa More of Abril7's photos tagged with princesa

martes, mayo 18, 2010

Mujeres del Bicentenario: Casilda Igarzábal, una ariana decidida


"Con motivo de la conmemoración de los 200 años de los primeros intentos de emancipación de los pueblos americanos que han dado lugar a múltiples eventos, este grupo de amigas y escritoras, ha decidido homenajear a las que no escucha que se nombren en los discursos oficiales.

Aquellas mujeres, que ni un paso atrás ni uno adelante, sino que juntos, codo a codo con sus maridos, sus amantes, hijos, hermanos, o por convicción, ayudaron a que años después se consiguiera la ansiada independencia. O como dicen los que saben: Sin las mujeres, América nunca hubiera alcanzado su libertad".


He logrado viajar en el tiempo, introduciéndome en una alcoba de la cual robé la carta que les ofrezco a continuación. La firma puede que sea la de Casilda Igarzábal, casada con Nicolás Rodriguez Peña. Una ariana nacida apenas un día antes que yo, un 6 de abril, en cuya casa se reunió entre 1804 y 1810 una de las primeras sociedades secretas de la emancipación americana, el llamado Partido de la Independencia. Contaba, al tiempo de la Revolución de Mayo, con treinta y seis decididos años.

Algunos historiadores muy bien documentados dudan de la veracidad de la misiva, afirmando que la misma fue escrita por mi puño y letra. Puede que sí, quién sabe. Los viajes en el tiempo tienen eso, nos marean y confunden un poco. Lo que puedo asegurarles es que la historia que cuenta refleja lo que por aquellos días sucedió.
Los invito a que seamos indiscretos...


"Querido Padre,

A menudo ha dicho usted de mí, que, entre todos mis hermanos, yo era quien siempre tomaba la delantera para emprender alguna acción. De repetirlo en estos ajetreados días no se habría equivocado para nada. Usted sabe bien que la paciencia no es mi fuerte, menos aún la docilidad, carezco de astucia para la espera y siento que ha llegado el momento de jugarse a todo o nada.

Usted sabe bien, querido padre, que las reuniones organizadas por vuestra hija en nuestra quinta de Callao, o bien en la sede de la Jabonería, son mucho más que tertulias sociales como las que se dan en la casa de los Escalada, que claramente buscan ubicar a su hija Remeditos. O las que organizan los Balbastro, o los de Luca, tan aficionados a las adivinanzas y acertijos.

Verdad es que, como en ellas, no faltan los juegos, las cartas ni los bailes. Pero nuestro interés va mucho más lejos que el simple devenir de las horas, las presentaciones de nuevos amigos en sociedad o los comentarios sobre los vecinos más cercanos.

Mi adorado esposo Nicolás, su hermano Saturnino y el socio que tienen en el negocio de los jabones, Hipólito Vieytes, han tenido la inteligencia de convocar a verdaderos hombres de bien, preocupados como tú, padre, en el pueblo y sus necesidades.

Te los he nombrado otras veces… ¿Recuerdas? Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Juan José Paso, Martín Rodríguez, Juan Martin de Pueyrredón… pero muy especialmente aquel por el que sientes tanta admiración y cariño desde que contrajera nupcias con la hija del coronel José Antonio Gregorio de Otálora, regidor del Cabildo de Buenos Aires, viejo amigo de la familia.

Desde luego me refiero al Jefe de los Patricios, Cornelio Saavedra. Hace ya casi un año, desde aquella tontera del alcalde Martin de Álzaga, se escucha la palabra revolución. Pero por mas planes, discusiones y estrategias que se planteen Saavedra siempre ha respondido dilatando el asunto con palabras tales como “No es tiempo, y lo que se hace fuera de él no sale bien. Dejen que las brevas maduren y entonces las comeremos”

Padre, creo firmemente que el tiempo ha llegado. Hace unos días arribó a puerto una goleta británica proveniente de Gibraltar, con periódicos del mes de enero que anuncian la disolución de la Junta de Sevilla en manos de los franceses. Napoleón no se detiene. Y a pesar de los esfuerzos de Cisneros por ocultar las noticias (secuestró todos los diarios, también los que traía otra goleta francesa, ¿puedes creer tal tontería?) un criollo fiel le dió en mano a Manuel Belgrano uno de los ejemplares. Me comentan que a Castelli le llegó otra. Como fuera, así las cosas.

Fue entonces padre que mi apasionamiento por la causa fue mas fuerte. Creo en un gobierno del pueblo, creo en la revolución y principalmente creo que hemos demostrado que no necesitamos que nos dirijan de tierras tan lejanas que las noticias tardan más de cuatro meses por llegar. Como muchos me he cansado de esperar.

Reuní entonces a mis amigas Mariquita Sánchez, Ana Riglos y Melchora Sarratea para que me acompañaran hasta la casa de Cornelio Saavedra. La dulce de su mujer, Saturnina, logró que nos recibiera de inmediato.

Esta hija, a la que a veces admiras y otras criticas en razón de su vehemencia, tuvo la valentía y audacia de pararse frente al Comandante del Regimiento de Patricios manifestándole sin rodeos:

- "Coronel, no hay que vacilar" -le dije desafiante- "La Patria lo necesita para que la salve. Ya sabe usted lo que quiere el pueblo, y usted no puede volvernos la espalda y dejar perdidos a nuestros maridos, a nuestros hermanos y a todos nuestros amigos"- al verlo titubear un poco suavizo el tono y le pregunto- “¿Aún dirá usted que no es tiempo?”. A lo que él, levantando su mirada con confianza, como sopesando las cosas, me contestó convencido: -“No sólo es tiempo, sino que no se debe perder una sola hora”.

Puedes imaginar, porque me conoces, la felicidad inmensa que inundó mi corazón -"No hay que vacilar” – repetí entonces, como quien suplica- “En mi casa lo esperan unos patriotas para dar comienzo a una nueva historia”

El tiempo para dar el grito de libertad, padre querido, ha comenzado. Las brevas están ya maduras, el ánimo dispuesto, todo preparado. Tan sólo deseo que usted se recupere pronto de la enfermedad que lo tiene postrado y sea testigo activo de lo que por tantos meses ha deseado el pueblo.

Lo abrazo con amor, su hija,

Casilda"


Los invito a seguir visitando los blogs del resto de las amigas que se han sumado a esta cruzada bicentenaria femenina: ALI, ALYX, ANA, DULCE, EVAN, PAMELA y STEKI, Ana de La Costilla incódoma , UMMA

Etiquetas: , , ,

Related Posts with Thumbnails

16 Comments:

Blogger fgiucich said...

Una joyita histórica. Abrazos.

3:31 p.m.  
Blogger Steki said...

Qué bueno te quedó Abril! Qué mujer esta Casilda. Valió la pena la espera.
Besotes y feliz de nuestro esfuerzo mancomunado.
Besotes.
STEKI.

3:57 p.m.  
Blogger Alimontero said...

Que belleza Abril!!
Todo el esfuerzo valió la pena...
ahora toma tu descanso para volver al laburo...
Yo no sé que género soy , sólo sé que me gusta escribir mis experiencias, mis vivencias de cuando estudio y practica que pueda servir para el crecimiendo individual....
A quien le resuene que lo tome...a quien no...siga su camino...;-)

Veo que eres una gran bloggera, además de una excelente profesional...pues felicitaciones doblemente!!

ah! y tres... por ser mujer de hoy!!

Besos,
Ali

5:08 p.m.  
Blogger RAMPY said...

Hola, vengo del blog de ali y me ha encantado. Un beso.

6:05 p.m.  
Blogger ...flor deshilvanada said...

Espectacular Abril, me sentí en el lugar de Casilda desafiando al Coronel.

Fue hermoso trabajar en grupo, con ustedes!!

Besote.

7:34 p.m.  
Blogger Alyxandria Faderland said...

Una muchacha decidida Misia Casilda, ciertamente en su casa no se quedaba a cebar mate y a chismear.
Ahora si la carta es de su autoria, de alguien que la interpreto, como dijo alguien mas sabio que yo: si es la verdad, que importa que boca la diga, si la tuya o la mia.
Que importa si pinta tan bien a aquellas que desde su salon contribuyeron a que las ideas se difundieran, y considerando que desde que echamos a patadas a Cisneros, los españoles no volvieron mas por aca, los obstaculos geograficos fueron la mejor defensa y no hubo necesidad de espiar ni nada de eso. Hubo necesidad de difundir y a eso contribuyeron estas mujeres.

8:26 p.m.  
Blogger Pamela said...

Maravilla Abril hermosa, no puedo más de la emoción, te quedó sobresaliente, genial la idea de hacerlo al modo epistolar. Y ahora sé quién es Casilda, Estoy muy orgullosa de nosotras, besotes

9:34 p.m.  
Blogger Ana di Cesare said...

La autoría, no importa, pinta muy bien el espíritu de aquellos días.
Debió ser una fiesta creer en la revolución, contagiarse de sus ideas, y muy valiente ponerles el cuerpo para que se realizaran.

Hermoso trabajo.

Saludos

6:00 a.m.  
Blogger Albino said...

Me has dadp una bella leccion de historia que no conocía. Ya sabes que desde lejos, y aunque haya estado bastantes veces en tu pais, tan solo se sabe la letra grande. Lo tuyo es la letra pequeña narrando hechos muy grandes.
Mi solidaridad
+

6:14 a.m.  
Blogger DULCE said...

Una verdadera joya tu entrada Abril!

Te ha quedado estupenda!

Bravo por Casilda y sus agallas para enfrentar a su padre!

Bravisimo por todas las que nos animamos a escribir sobre ellas!

Ha sido un verdadero placer el esfuerzo de este trabajo en comùn!

Un abrazo y nos seguimos leyendo

Dulce

9:55 a.m.  
Blogger Robin said...

Una carta quizá imaginada y escrita de tu puño y letra, o hurtada de una alcoba tras un viaje temporal. No importa. Es un fragmento de vida que en este caso me hace abandonar mi natural discreción para acompañarte en el paso de tus ojos por ella, y por la vida de Casilda y su visión de una época poblada de hombre y mujeres con ideales revolucionarios.
Ya sabes qué últimamente me prodigo poco, pero a la hora de pensar en lejanos amigos y cómplices siempre estás. También cuando selecciono música y la dejo meciendo en el aire de “las horas…” sonrío hacia ti por dentro.
Un beso de los nuestros…

12:45 p.m.  
Blogger Steki said...

Abril, volví a leer con más calma ahora y me quedé maravillada por el contenido y la redacción de esta carta. Al leerla es como que te provoca una fuerza...
Muy buena tu elección. Con este trabajo que hemos hecho en conjunto, es un modo de ir aprendiendo algo de nuestra historia. Fue un placer compartir.
Besote,
STEKI.

8:10 p.m.  
Blogger Alyxandria Faderland said...

Lo vuelvo a leer y me maravillo de como te ha quedado 'tu locura' como la llamaste. Maravilloso y como dicen, en el dificil genero del texto epistolar.
Todo un desafio, nada de andarse con chiquitas!

12:00 a.m.  
Blogger Andres Monder Vermon said...

Un escrito espectacular.
felicitaciones, me ha encantado recrear la historia desde la vida misma.

11:52 a.m.  
Blogger ...flor deshilvanada said...

Volví!!

Ay Abrilsucha, perdón el cierre de comentarios, es que no me gusta responderlos y ando con cero tiempo para hacerlo.

Me sigo maravillando con Casilda y con tu carta, está realmente preciosa!

Lindo finde, descansá!!

Besotes.

8:39 p.m.  
Blogger Ligia said...

Una mujer de bandera, sin duda. Abrazos

8:18 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home