Bello Abril

Nos pasan tantas cosas en la vida, que si aparece el sol hay que dejarlo pasar... Abril, otra vez, para que no tengamos soledad. Y las violetas que coronan tu tristeza y las guirnaldas de tu inmensa soledad sos tan hermosa que jamás vas a dejar de brillar así aquí o allá... Sos parecida a los planetas que se mueven por ahí que no podés parar ya nunca de girar... Para que no tengamos soledad... para que no tengamos nunca más soledad... Fito Paez.

Mi foto
Nombre: Abril Lech
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

lunes, octubre 15, 2007

El huevo milenario


Tengo un hijo al que le fascina cocinar cosas extrañas. Y un hombre que también adora cocinar, las extravagancias son su fuerte. El feriado operó como excusa perfecta para que ambos invadieran la cocina e intentaran diversas preparaciones, desde la Alta Italia hasta la lejana China. Una manera diferente de pasar el Día de la Raza.

Yo que prefiero siempre que cocine otro me divertí observándolos jugar mientras suspiraba aliviada por ahorrarme el trabajo de pensar qué comeríamos esta semana. El estofado de carne, verduras y pastas quedó impecable. La carne podía cortarse con cuchara.

El Chow Fun quedó sabroso y extraño. La preparación lleva su tiempo, pero hay una devoción particular en ese picar las verduras creando la paleta de colores que entusiasma. Y el arroz tiene un punto justo al combinar su preparación previa al vapor con este saltado final.

Pero el huevo milenario, lejos de ser el manjar que nuestro cocinero nos prometió, resultó repugnante. Desde su aspecto, hasta su consistencia, sabor y olor. En cambio la forma en que se obtiene es de lo más atrapante.
Son huevos de pato crudos que han sido conservados entre 50 y 100 días en una envoltura de arroz, hojas de té, cal, sal, arcilla y plantas aromáticas, enterrados bajo tierra para su conservación.
Transcurrido ese tiempo la cáscara de estos huevos presenta un color oscuro, entre gris y negro. Y dentro un poco más verdoso. De consistencia gelatinoso y fuerte olor.
Nuestro cocinero afirmó llevándose una generosa cucharada a la boca que eran exquisitos, y mi hijo ya dentro del juego probó un poco para opinar. Con un ligero sabor a pescado, atenta a la cara de asco disimulada de Tom preferí quedarme simplemente con la foto.

¿Para qué sumar otro producto a los que ya no puedo comer cuando estoy a dieta?

Etiquetas: , , , ,

15 Comments:

Blogger fgiucich said...

Te acuerdas de aquello que decìa: al que no convida, le sale una planta en la barriga? Delicioso!!! Abrazos.

11:45 a. m.  
Blogger cralvbenalc said...

echando a perder se aprende a hacer bien las cosas, la proxima vez seguro que el huevo milenario sale como tiene que salir

12:28 p. m.  
Blogger Olvido said...

Hey Abril !!

Completo el hombre... mira hasta te cocina... que divino, si te quejas, es de panza llena...jeje.

A Pedro tambien le encanta cocinar extravagancias, desde que se fuè a
España no tengo quien me cocine, y los peques tambien extrañan eso, pero despueas de cocinar... dios mio !!!!! la cocina era un sàlvese quien pueda...jeje
No quedaba lugar donde apoyar un vaso, me vino "saudades" de aquellos tiempos...snif snif, considerarè nuevamente el pedido de intentar otra vez... y que sea lo que dios quiera...

Y vos MUJER, mandame algo de esas
exquiziteces en el buque de la tarde, asi tengo la cena... je!!

Beso enorme, pasas rodeada de hombres a tu servicio, que nivel !!!
Olvido

1:21 p. m.  
Blogger Olvido said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

1:26 p. m.  
Blogger Cale said...

Wao! Conociendo lo malo para la comida que soy, estoy seguro que habria dicho lo mismo. De hecho habria dicho "wacala" de solo verlo.
Todo lo demas se veia muy bien.

2:32 p. m.  
Blogger MAYA said...

Abril: Espero te guste la crónica que he preparado de Jorge Drexler sobre el recital que dio en Perú. Te la he dedicado, porque a través del post que escribiste conocí su trabajo musical. La crónica se encuentra en mi blog Ciudad Nostalgia y puedes acceder a él a través de Golpeando la pared de Maya.

En la noche con mayor tranquilidad me paso por tu blog, que tengo que ponerme muy al día.

Gracias por todo.

Un beso,

Maya

3:43 p. m.  
Blogger A. M. Vermon said...

Me encanta que tengan esa capacidad para la cocina, que es una forma de hacer arte y en este caso con todo el cariño que implica, hacer algo para los seres queridos.

Respecto de cierta comida china yo paso y en cuanto a los huevos tambien (practicamente no como ni los de gallina). En las fotos se ve una linda dedicación y gran detalle.

Es una buena solución que se cocine los fines de semana y que dure para toda la semana!!!

5:30 p. m.  
Blogger Abril Lech said...

* FGiucich: No, ciertamente no me acuerdo... a ver... cíteme la bibliografía :-)

* Atrapasueños: ¡Pero es que así es como tiene que salir! (asqueroso para mi, puajjj... y mirá que te lo digo sin probar siquiera)

* Olvido: ¡No seas ingenua mujer! Desde que Dios le sacó la "otra costilla" no hay hombre que esté completo. Deja de hacerle propaganda que no la necesita, jejeje. Lo demás lo sabes porque lo conoces. Es bondadoso, generoso y lo que mejor sabe es cuidarme. Voy a ver qué desastre hiciste en tu Blog, pero quiero que sepas que a mi no me asusta casi nada. .-)

8:43 p. m.  
Blogger Abril Lech said...

* Olvido: Y suprimí tu comentario tal como lo habías pedido. Le di el ok antes de leer tu ruego. Besos!!!

* Cale: Mis hijos siempre decían "wacale". Si, eso dije. A mi no me lo hacen tragar, salvo que sera imprescindible, obvio. No era el caso.

8:47 p. m.  
Blogger Abril Lech said...

* Maya: Vuelo a tu Blog intrigadísima, qué bueno que conocieras a Drexler por mi (me siento re importante, obvio), qué bueno que pudieras verle y que hicieras la crónica para nosotros!!! Me voy ya a leerte, graciassssssss

11:01 p. m.  
Blogger Abril Lech said...

* Andrés, siempre hay para todos los gustos, ¿viste? A mi la coicna no me atrae pero ellos fascinados. Y hoy ni tuve que preocuparme por la cena, me voy a acostar a mi pequeño, volveré luego y pasaré por tu Blog. Besos!

11:03 p. m.  
Blogger Abril Lech said...

*** ¡¡¡Maya!!!!!!
¡Me muero!, qué excelente crónica hiciste, pero, estuviste ahí, al ladito de cada paso que dio, ¿dónde se hacen los comentarios en tu Blog? Están desabilitados? No te puedo explicar mientras ibas contando cómo necesite ir escuchándolo. Y me fui a mi página de Youtube y puse los temas que tenía y recurrí a otros, es grandioso lo que hiciste!!! Me muero por esas fotos, paso a paso, en el minuto a minuto... GENIAAAA!!!!

11:07 p. m.  
Blogger Lena...en algun lugar del mundo said...

Ojala pudiera comer y disfrutar de la comida. Soy media "jodida" con la alimentacion...y con todas mis alergias eso no me ayuda mucho...Pero aunque pudiera, NUNCA probaria esos huevos!!!!!
Un beso,
Lena

11:32 p. m.  
Blogger Abril Lech said...

* Lena: Habiendo tantas cosas que a uno le gustan de movida, ¿verdad? Besos!!!

1:24 a. m.  
Blogger jose fá said...

Se antoja, sí, tener cocineros y degustadores tan dispuestos, se antoja oler esos platillos fotografiados, probar esos cubitos de ¿zanahoria, pimiento, apio, hongos?... pero el huevo ¡huy! Me descubrí muy quisquillosa y me apena un poco decirlo porque es algo tan elaborado y refinado y etcéteras que resulten, pero se ve repulsivo. Tal vez con ojos cerrados y resfriada... Felicidades por tu vida tan grata y gracias por cronicarla aquí. Un abrazo, Abril.

1:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home