Bello Abril

Nos pasan tantas cosas en la vida, que si aparece el sol hay que dejarlo pasar... Abril, otra vez, para que no tengamos soledad. Y las violetas que coronan tu tristeza y las guirnaldas de tu inmensa soledad sos tan hermosa que jamás vas a dejar de brillar así aquí o allá... Sos parecida a los planetas que se mueven por ahí que no podés parar ya nunca de girar... Para que no tengamos soledad... para que no tengamos nunca más soledad... Fito Paez.

Mi foto
Nombre: Abril Lech
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
www.flickr.com
Abril7's photos tagged with princesa More of Abril7's photos tagged with princesa

martes, enero 06, 2015

Feliz Día de Reyes y Día Internacional del Astrólogo


Anoche muchos zapatitos se llenaron de regalos traídos por los famosos e invisibles Reyes Magos.
Hoy, 6 de enero, en muchos países del mundo se celebra el Día del Astrólogo. Este día fue propuesto por el astrólogo Boris Cristoff hace ya más de 30 años. 

Pero, ¿de dónde salieron estos tres personajes adorados en el mundo entero y cuya tumba se encuentra en la Catedral de Köln en Alemania?
Lo que parece responder esta pregunta lo tomé de AQUÍ y parte del artículo dice:



La leyenda de los Reyes Magos nació en el siglo IV, en el “Opus imperfectum in Mattheum”, redactado en latín por un escriba iraní cristiano. 

Sin embargo los investigadores mas versados en esta obra han dejado en manifiesto que este libro fue inspirado en el llamado “Libro de Set”, redactado en el siglo III de nuestra era, en la región de Edessa. 

En la leyenda los reyes tienen cada uno un reino, y esperan una estrella en el cielo cuyo significado conocen perfectamente, eran religiosos y justos con sus pueblos. En el siglo II empieza la iconografía de los reyes magos. 

De vuelta a sus países, los Reyes vivieron piadosamente en la religión de Jesús en la cual son instruidos por el apóstol Santo Tomás, abjuraron de sus prácticas paganas, hasta que, en el año 70, ya muy avanzados en años, sufrieron el martirio.
En el siglo V el Papa San León, habla de ellos como si hubieran existido realmente y fija su número en tres. En el siglo VI la iconografía les da a los magos una premeditada diferenciación en la edad: dos de ellos son representados con barba y el tercero si ella. En el siglo IX, hacia 845, en el “Liber Pontificalis” de Rávena aparecen nombrados como Bithisarea, Melichior y Gathaspa. El antes mencionado Beda El Venerable recoge los nombres y atributos de los Reyes Magos en uno de sus textos:
* El primero fue Melchor, un anciano de larga cabellera cana y luenga barba… fue él quien ofreció el oro, símbolo de la realeza divina. 
* El segundo fue Gaspar, joven, imberbe de tez blanca y rosada, honró a Jesús ofreciéndole incienso, símbolo de la divinidad.

* El tercero fue Baltasar, de tez morena (“fuscus” en latín) testimonió ofreciéndole mirra, que significaba que el hijo del hombre debía morir.



A raíz de este texto, los artistas empezaron a representar a los magos de acuerdo a determinadas edades. De esta manera los magos venían a simbolizar las tres edades del humano: 60, 40 y 20 años, tal y como lo expresa el “Catalogus Sanchtorum” de Petrus de Natatibus, del siglo XV.

Otro cambio importante fue el cambio de origen de Baltasar. Aunque Beda El Venerable ya lo mencionaba como de tez morena, durante mucho tiempo nadie imagino la existencia de un Rey Mago negro. Según la tradición, ellos eran originarios de Persia, por lo cual no podía existir un negro entre ellos. Sin embargo, a partir del siglo XIV, por influencia de la vocación ecuménica de los predicadores empezaron a dar un carácter de universal a los reyes magos. Desde entonces simbolizan las tres razas humanas admitidas en la antigüedad y prefiguradas por los tres hijos de Noé: Sem, Jafet y Cam, tal y como el Antiguo Testamento las define.
Y también obviamente arranca la tradición de representar a los Reyes Magos montados sobre animales correspondientes a sus geografías: un caballo, un dromedario y un elefante, respectivamente. 


A mediados del siglo VI de nuestra era, la Iglesia decretó que el 6 de enero se celebraría la Epifanía (del griego ‘epifaneia': apariencia), es decir la revelación de Cristo a los gentiles como el Salvador y hoy en día los anglicanos, los católicos y los orientales lo festejan. Esta fecha se asocia con el bautizo de Jesús, las Bodas de Canaan (primer milagro de Cristo), y al principio con la Natividad, la cual fue después trasladada al 25 de diciembre. 

 Entonces, de esta forma se estableció el 6 de enero como el día de los Reyes Magos, momento en que “el mundo” representado por los tres sabios reconoció el nacimiento del Salvador. La estrella de Navidad que guió, según la Biblia a los tres Reyes, hasta el pesebre en Belén, donde había nacido el Niño, se ha explicado de diferentes maneras, pero la idea más convincente es la que Johannes Keppler desarrolló en 1606, según la cual el astro en realidad fue una conjunción de la Tierra con Saturno y Júpiter, con el sol en la casa de Piscis, aunque sobra decir que para la Iglesia se trata de la luz divina que los guió, hasta el milagroso nacimiento. La tradición de celebrar esta fecha con juguetes para los niños se inició en el siglo XIX, pues antes Gaspar proveía de golosinas, requesón, miel o frutos secos; Melchor era más práctico y cargaba con ropa o zapatos, mientras que Baltasar era el encargado de castigar a los niños que habían sido malos durante el año con carbón, leña o piedras (en la actualidad fabricados con azúcar)

Etiquetas: , , ,

Related Posts with Thumbnails